jueves, 3 de marzo de 2016

UN CAMINO SINUOSO Y RIESGOSO: LA DEMOCRACIA EN PELIGRO!

El proyecto político que se ha instaurado con el arribo a la presidencia de la nación de Mauricio Macri ha repuesto un proyecto liberal, en el cual además parece haber ganado el ala más dura de ese proyecto.

Aunque aún no se ha desplegado en todo su potencial, lo cierto es que ya se han tomado medidas de fuerte impacto económico, político y social que tienen en vilo a los sectores  populares.

La liberación del dólar va produciendo día a día una fuerte devaluación respecto del momento de la asunción por parte del nuevo gobierno y, al día de la confección del presente artículo ya se encuentra a las puertas de los $ 16,00 (15,90).

Desgraciadamente, nuestra cultura que aun sigue siendo la de una cultura dependiente, le da al dólar una preponderancia tal – amen de tener una economía trasnacionalizada – haciendo que dicha moneda extranjera siempre impacte en los precios internos, cuando sube claro, porque cuando baja, los precios no bajan -.

Ello no queda allí, no sólo que el aumento del dólar genera aumento de precios, sino que además devalúa la propia moneda y eso tiene impacto en los salarios, puesto que los mismos se desvalorizan a medida que el dólar aumenta y los precios crecen.

La quita de subsidios y los aumentos de tarifas de luz y gas ponen otro escollo más a la economía familiar y de los trabajadores.

Muchos dicen: “En ningún lugar del mundo se pagaban esas tarifas” – Rogelio Frigerio entre ellos - ¿Y? ¿Por qué habría que pagar lo mismo que en otras partes del mundo? ¿Por qué no se puede tener una política de Estado distinta y mantener a la energía como un bien social, aún cuando se tenga que beneficiar a un minúsculo grupo que puede pagar más?.

¿Por qué por ejemplo una pequeña empresa de 50 trabajadores, de la actividad textil tiene que pasar a pagar de $ 4.000,00 a $ 17.000,00 la energía?. No la estoy empujando a que cierre? Y si a parte le estoy abriendo la importación de ropa, no la estoy empujando a que cierre?

Estos son ejemplos unitarios, particulares pero que se van multiplicando. No son la “pesada herencia” nunca hay un solo camino a tomar, son opciones políticas y las opciones políticas tienen consecuencias.
El camino que eligió este gobierno, las consecuencias las padecen los sectores populares, no las padecen los sectores dominantes.

Podemos seguir profundizando en las políticas. El pago a los fondos buitres es otra de ellas - y más allá de la discusión de si está bien o está mal - lo cierto es que lo que seguro que está mal es que si el fondo administrado por Paul Singer reclamaba 1350 millones de dólares y se les ofrece 4.500 millones de dólares hay algo que no cierra.

¿Pero como se paga en este caso el 100% y más, atento que la deuda reestructurada por Nestor Kirchner estaba sometida a la clausula pari passu?

Así, la Argentina automáticamente, entra en una contingencia tremenda con el 93 % de los acreedores. ¿Llamará por esto Bonadio a indagatoria al Presidente Macri, a Prat Gay y compañía? Esto es hipotecar el país por cientos de años.

Podrán decir que la clausula Rufo venció en diciembre de 2015. ¿Pero quién le garantiza al pueblo argentino que no aparece un “Griesa” por ahí dándole la razón aquellos que se acogieron de buena fe a una reestructuración y ahora se sienten damnificados?

Y, a decir verdad, desde cierto punto de vista lógico jurídico tendrían mucho más razón estos últimos para reclamar que el  7% que lo hizo ante Griesa.

Asimismo, se han despedido ya casi treinta mil trabajadores del Estado, hay cincuenta mil trabajadores del sector privado despedidos, hay otros veinte mil en conflicto y, esto es lo que se conoce oficialmente y que día a día aumenta.

El Ministro de ¿”Modernización”? ya manifestó que iba a haber otros 25.000 despidos en el Estado, los cuales ya están marchando con, por ejemplo trescientos en la Secretaría de Comercio, setecientos en la Superintendencia de Riesgos de Trabajo y, la cuestión es despedirlos, no hay programas de reconversión de ningún tipo.

Aerolíneas tiene pensado reducir un treinta por ciento su personal, pero a su vez reducir su capacidad operativa, lo que implica perder conectividad no sólo internacional, sino nacional.

Queda claro con todas estas medidas que la idea económico, política y social es bajar la inflación por medio de la recesión, perjudicando a los sectores populares en quienes reposa el “combate” de la economía argentina, los sectores dominantes sin ningún tipo de presión navegan y se posan sobre los hombros de los trabajadores.

No es un slogan vacío cuando se dice que este modelo no cierra sin represión.

Hay sobrados ejemplos: el primero fue Cresta Roja; después la Municipalidad de Junín; después La Municipalidad de la Plata; más tarde los chiquitos de la murga 1-11-14; un incidente confuso en el asentamiento en Merlo - algunos dicen por drogas, otros peleas entre bandas - fue la excusa para que las topadoras arrasaran con todo el asentamiento no importando la situación de sus pobladores, seguro que se me quedan algunas represiones en el camino.

¿La ultima? La represión de los Bancarios el 1ro de Marzo de 2016 que marchaban al Congreso, mientras el propio presidente hablaba de diálogo y concordia en el Congreso.

Sin embargo, el 24 de Febrero de 2016 asistimos a un paro y movilización de trabajadores estatales donde en Plaza de Mayo hubo entre 50.000 y 70.000 personas dependiendo la fuente que se consulte.

Una movilización muy, muy grande para un gobierno que en ese entonces tenía 74 días de administración.

Es un llamado de atención más que importante o, por lo menos debería serlo. El tema es quien recoge el guante dentro del gobierno, si los “halcones” o las “palomas” – que estas no han demostrado ser muy, pero muy pocas -.

Está claro que a hoy gobierna el ala dura y eso trae aparejado un grave problema porque, el avance de los sectores liberales conservadores impone un gobierno de corte más autoritario, como consecuencia de la transferencia de riqueza diferenciada a los sectores dominantes.

El desempleo, si bien hay mucho ya en el sector privado, se siente mucho más en la opinión pública en el sector público, pero el impacto económico de este se va a empezar a sentir pasado mitad de año o quizá pasado el segundo trimestre del año.

En este camino hay varias señales problemáticas: 1) Los trabajadores están dando muestras, ya hemos mencionados conflictos párrafos más arriba de no tener mucha paciencia cuando se juegan sus fuentes de trabajo; 2) Han dado muestra de su capacidad de movilización; 3) El Estado también da muestras de ir al choque; 4) El llamado protocolo es una muestra clara de ello que si bien no se utilizó el 24 de febrero, si se utilizó con los bancarios; 5) La aprobación y validación de la utilización picana eléctrica moderna – las pistolas taser - por parte de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, también es una señal de los tiempos por venir y 6) – aunque podemos seguir enumerando – La aparición de Jaime Stiusso en el programa Intratables de ayer amenazando impunemente a Moreno Ocampo, no deja de ser otra señal.

Esto indica que la profundización del proyecto liberal impuesto nos marca un camino hacia la profundización de un modelo más autoritaro, quizá vaya marcando el camino para una “democracia” fujimorizada o una bordaberryzación del gobierno y, esto va ir dependiendo de la resistencia de los trabajadores, de la calidad y cantidad de la resistencia, así de como se define la interna halcones y palomas dentro del gobierno y el contexto internacional tanto en la región como en los EEUU.

Una cosa será si ganan los demócratas y otra será si ganan los republicanos, pero si dentro de los republicanos encima ganase Donald Trump, podríamos estar muy cerca de una fujimorización, de una bordaberryzación e incluso de un golpe de estado de estilo tradicional.

Si bien es cierto que el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner a mi criterio, no supo aprovechar el impulso que le dio el 54,11 % de los votos para profundizar el proyecto nacional y popular, avanzando en políticas concretas en favor de los sectores populares, no es menos cierto que el 13 de abril hay que hacer una demostración de fuerza importante acompañándola al juzgado de Bonadio. No tanto por la persona de Cristina, sino como demostración de fuerza de poder popular. Algo mucho más profundo que el seguimiento a una líder, que realmente, tiene que recomponer y revalidar su liderazgo y darles algunas explicaciones a este pueblo que la acompañó, porque hay gran responsabilidad en ella por haberse perdido la última elección.


BLACK CANARY.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada