lunes, 27 de octubre de 2014

¿“Parar a los Trostkos”?.-



Con el Título “Parar a los Trostkos” Gabriel Solano (@solanopo), publicó un artículo en Prensa Obrera On Line en donde se daba cuanta de una reunión entre la “CGT- Balcarce” y Mauricio Macri, “en vísperas del 17 de Octubre”.

En la mencionada reunión el Jefe de Gobierno de la Ciudad les habría dicho, entre otras cosas, a los dirigentes sindicales: “los voy a ayudar a frenar a los trostkos que les están complicando la vida en los sindicatos” frase que, según Solano, habría producido sonrisas en el auditorio.

Para terminar la nota diciendo que “…La identificación de los obreros que pelean con “los trotskos” se explica por el hecho de que el Partido Obrero y el Frente de Izquierda son el único bloque político consistente que enfrenta a los partidos capitalistas. Este enfrentamiento estratégico es el punto de partida para un desarrollo político de una alternativa de la izquierda y los trabajadores.”.

En principio y como nota de color, lo que ya de por sí le da poca credibilidad a la información, los datos habrían sido rescatados del diario Clarín, donde por supuesto no figuran las fuentes de donde proviene “semejante” información.

Por otra parte se habla de una reunión entre Macri y la CGT.

Haciendo un relevamiento por los distintos medios del establishment: La Nación, Infobae y el mismo Clarín es dable destacar que, en principio esas reuniones son “secretas”. Asimismo ninguno de los medios se pone de acuerdo cuantos asistentes del sector gremial fueron, pero lo que queda claro es que, en caso de haberse realizado dicha reunión, no estuvo la CGT “Balcarce” como dice Solano (haciéndose eco de los motes que a la Confederación General del Trabajo le pone Hugo Moyano), sino que habrían estado algunos de sus dirigentes, dos para ser más precisos ( Andrés Rodríguez y Gerardo Martínez ). Sin embargo el único que puede decir que representa a la CGT es Antonio Caló (Secretario General, y por lo tanto, representante legal de la misma) no habría estado.

Todo ello con el agregado de que es hasta dudoso que tales reuniones se hayan sucedido.

Más allá de todo esto, que en realidad no sería lo relevante, lo cierto es que en el barrio a la nota ó artículo de Solano en Prensa Obrera la llamaríamos AUTOBOMBO.

Si habláramos en los mismos términos “Los Trotskos” – que deberíamos discutir un poco si, efectivamente, son marxistas o no – representan un peligro para, lo que Gabriel Solano denomina, la “Burocracia Sindical[1]” ?

Los trabajadores hoy en la Argentina pretenden enfrentar a lo que se denomina partidos capitalistas ?

Es el P.O. y el Frente de Izquierda la única alternativa válida para el desarrollo político de una alternativa de izquierda y de los trabajadores ?

Uno de los grandes problemas que tiene, ha tenido y tendrá el mal denominado trotskysmo es que no entiende – y parece que hay una incapacidad “congénita” para hacerlo – que significa el peronismo para los trabajadores argentinos.

Cuando se dice: “Los días más felices siempre fueron peronistas” es para comprender lo profundo que ha recalado en el pensamiento y en el corazón de los trabajadores el peronismo.

Es cierto que el peronismo es un movimiento nacional amplio y que ha conllevado y, aún conlleva vertientes desde la derecha a la izquierda, que esa misma cuestión pendular dentro del movimiento ha llevado – como en los 90 a hacer estragos en la clase trabajadora -, pero aún así el trabajador siempre tuvo esperanza en ese movimiento.

Combatirlo frontalmente, agredirlo, despreciarlo como, generalmente hace el trotskismo, no favorece el crecimiento de ninguna alternativa de izquierda, porque le pese a quien le pese la esperanza de la justicia social, la independencia económica y la soberanía política siguen intactas allí.

La aparición de Nestor Kirchner en la política Argentina le dio un nuevo soporte a esos conceptos y ha hecho que no se debiliten esas esperanzas.

Ha crecido el sindicalismo trostkysta en este período ( 2.003 – 2014) ? Es realmente un peligro para la burocracia sindical?

En realidad el trotskismo sindical, proporcionalmente, no ha crecido. Si tenemos en cuenta que la mayoría de los sindicatos han tenido un crecimiento fenomenal de la afiliación, el trotskismo no ha crecido en la misma medida.

Que ha logrado algunas comisiones internas de delegados en algunas empresas?: Sí.

Ello ha puesto en peligro a la “Burocracia Sindical”?: No.

Sino en que sindicato más o menos importante han podido competir por la conducción con alguna chance de ganar ? Claramente, en Ninguno.

Cuando Cristina Fernández, actual Presidenta de la Nación dice y, en su momento, Nestor Kirchner decía: Que a la izquierda nuestra está la pared, es por dos razones fundamentales.

La primera que para que, realmente un partido pueda ser de izquierda, – porque declamar es fácil -  tiene que enamorar a los trabajadores.

La segunda razón es que sólo un movimiento nacional de las características del Peronismo puede llevar adelante transformaciones profundas en la sociedad argentina. Así lo entendieron pocos Trotskystas como Abelardo Ramos y Norberto Galasso.

El trotskysmo en vez de pretender ser la vanguardia iluminada de la revolución socialista y de tener una lógica de la revolución permanente, pero sin revolución, quizá deberían hacer o empezar a hacer un verdadero análisis dialéctico de lo que significa el peronismo para los trabajadores y, lo que implica que esa fuerza transformadora que son los trabajadores estén donde están.

Es por ello que, inclusive lo peor del sindicalismo, nunca va a estar en riesgo por el trotskismo.

La única manera que el P.O. y los demás partidos trotsystas sean, efectivamente, de izquierda es que entiendan al movimiento nacional y sean parte de él y, por ende empujen en ese sentido.


De otra forma seguirán siendo un mero grupo testimonial.

Black Canary


[1] Téngase presente que para el Partido Obrero todo es burocracia sindical, inclusive aquellos sindicatos que no son pocos, que representan a sus bases. Burocracia para el P.O. es todo “aquello sindical” que no está bajo la dirección de compañeros de ese partido, una lamentable y autoritaria definición. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada