jueves, 16 de mayo de 2013

El juego de las diferencias sindicales y la brújula política

OPOSICIÓN Y SINDICALISMO

El juego de las diferencias sindicales y la brújula política

Hugo Moyano, ex secretario General de la CGT y titular del sindicato de camioneros, elogió, en declaraciones a la prensa, la política laboral del Gobierno de la Ciudad, a cargo de Mauricio Macri, en contraposición a las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional. Sin embargo, su testimonio responde más a una alianza política opositora que a hechos concretos en torno a la situación de los trabajadores.


En un reportaje que se le realizó al Secretario General de la Federación Nacional de Trabajadores Camioneros y Obreros del Transporte Automotor de Cargas, Logística y Servicios manifestó que en esta etapa el Gobierno de la Ciudad hace más por los trabajadores que el Gobierno Nacional.

Curiosa “sentencia” de una persona que en la década del 90 y entre el 2000 y el 2011 criticó con fuerza inusitada el modelo neoliberal que representa Mauricio Macri.

Ahora bien: ¿cómo se compadecen los dichos de Hugo Moyano con las acciones llevadas a cabo por el Gobierno de la Ciudad “a favor de los trabajadores”, como el desalojo por la fuerza de 16 trabajadores de la imprenta “Lanci Impresores S.R.L, quienes defendían su fuente de trabajo, con palos y gases lacrimógenos por parte de la Metropolitana?
"Curiosa 'sentencia' de una persona que en la década del 90 y entre el 2000 y el 2011 criticó con fuerza inusitada el modelo neoliberal que representa Mauricio Macri."

¿Como hace el ex Secretario General de la CGT para sentir que ello está más cerca de los trabajadores que las acciones que ha realizado el Gobierno Nacional teniendo políticas concretas hacia las denominadas “fábricas recuperadas”?

¿Puede decir Hugo Moyano que la represión de los trabajadores del Borda es un acto que lo acerca al Gobierno de la Ciudad?

¿Cuál es el parámetro para semejante afirmación?

El Gobierno de la Ciudad y su Jefe de Gobierno demandaron a los trabajadores y dirigentes sindicales del Teatro Colón por 44 millones de pesos por ejercer el derecho de huelga.

¿Se siente cerca el pope de camioneros de ello?

¿Se siente cerca de quien ha dictado un decreto de necesidad y urgencia (DNU) sobre “defensa” de la “libertad de empresa”, perdón de prensa, que tiene como uno de sus objetivos apuntar contra el derecho de huelga de los trabajadores de prensa porque en esa dirección va el artículo 11 de dicho DNU?

¿Se siente cercano a quien avaló todas las medidas flexibilidoras habidas y por haber y que no trepidará en imponerlas en caso de llegar a la máxima magistratura ?

Y, en contraposición a ello, se siente lejos de quien, como el Gobierno Nacional, derogó la Ley Banelco; reformó la ley de concursos y quiebras para darle prioridad a los trabajadores en cuanto a la continuidad de la actividad de las empresas en procesos de quebranto; produjo la reducción más notable del desempleo; promocionó la negociación salarial haciendo que los trabajadores recuperen poder adquisitivo real; realizó el aumento más fabuloso del salario mínimo viral y móvil (siendo el más alto de América); y realiza políticas activas de promoción industrial.

Desde cualquier lógica sindical sería -contrastando con este juego de las diferencias- imposible llegar a la conclusión a la que llega Hugo Moyano.

Ello solo se puede “entenderse” desde una lógica política mezquina por querer alzarse con el título de opositor al Gobierno con un discurso que pretende caminar sobre los derechos de los trabajadores, pero que en la práctica, por las acciones que realiza y las conductas que asume en el plano político, están a la derecha y son profundamente antisindicales.
"Desgraciadamente la brújula política de Moyano señala que el Norte es la Derecha, lo que se contrapone a la lógica de los trabajadores."

Solo desde allí se pueden comprender los guiños a Mauricio Macri, la seducción a Francisco De Narvaez, la invitación a Eduardo Buzzi (y su presencia en el acto de lanzamiento del Partido por la Cultura, la Educación y el Trabajo) y las presencias de Gustavo Ferrari, Roberto Lavagna, Claudia Rucci, Enrique Thomas, los menemistas Ramón Puerta, César Arias y Hugo Franco o Aldo Rico en el acto de presentación de su partido.

En este sentido, la alianza política que ha elegido el ex Secretario General de la CGT está a la derecha de cualquier política a favor de los trabajadores o de los sectores populares.

Ello va en contra de cualquier lógica gremial, que lleve enraizada el espíritu sindical.

Desgraciadamente la brújula política de Moyano señala que el Norte es la Derecha, lo que se contrapone a la lógica de los trabajadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada